El Deporte Base se rebela

El temporal que este pasado fin de semana ha afectado al Principado de Asturias no es el único que se vivirá en la región durante estos días. Se aproxima fuerte marejada en el fútbol regional y en el Deporte Base en general. Todo a cuenta de los recientes cambios en la legislación laboral.

Se trata de cambios relevantes y que afectan a las estructuras económicas de Clubes y Asociaciones deportivas y que, según los expertos, obligarán a muchos a tomar medidas importantes para poder ajustarse a la Ley. Hablamos con Diego García Diego, Letrado Director de Novaley Servicios Jurídicos, y que, junto a su compañero Javier Fernández Merino, lleva desde el mes de julio asesorando e informando a los clubes y las asociaciones deportivas del Principado acerca de esos “cambios”. Entrecomillado porque, en realidad, no hay ningún cambio. Ni siquiera una nueva Ley del Deporte, como quieren ver algunos.

Una Ley de 1985 que cobra importancia 30 años después

Un momento de una ponencia del Letrado Diego García Diego, primero por la izquierda

Un momento de una ponencia del Letrado Diego García Diego, primero por la izquierda

Eso es lo primero que hay que saber. Que la Ley que nos ocupa es de hace 30 años. Se trata en concreto del Real Decreto 1006/1985, y que puede consultar pinchando aquí. Y así lo reconoce el propio Letrado, Diego García Diego: “no hay ninguna Ley nueva, lo que hay es un decreto de 1985 y en ese tablero debemos movernos. Y lo que sucede con él es que el Consejo Superior de Deportes ahora obliga a su cumplimiento“. Y teniendo en cuenta eso, se entienden muchas cosas. Antes de entrar en materia sobre cómo afectará a los Clubes y las Asociaciones, cabría preguntarse por qué ahora y no desde el principio. García Diego habla de varios motivos, sobre todo de tres, aunque quiere dejar claro que son meras opiniones: “en primer lugar, por la precariedad laboral de los deportistas profesionales. No olvidemos que están representados por asociaciones de deportistas y que obviamente estas asociaciones presionan para mejorar la situación laboral del sector; en segundo lugar, por la importancia de un sector en el que se mueven importantes cantidades de dinero con escaso control; y, por último, al igual que en su día ocurrió con el régimen especial de los empleados del hogar, se quiere establecer una regularización de las relaciones laborales para permitir mejorar los datos estadísticos del empleo“. Y García Diego añade algo más: “por  hacernos una idea de la importancia del deporte en  España, en el fútbol solo los presupuestos que mueven los 42 equipos de que forman parte de la Liga de Fútbol Profesional suponen aproximadamente el 1,7 del Producto Interior Bruto, unos 2.117 millones de euros de ingresos“.

Profundizar en esa ley de 1985 nos llevaría demasiado tiempo y excesivo cansancio mental. Por ello, habrá que limitarse a entender de qué manera afectará al mundo del deporte. Es tan sencillo como comprender que, ese Decreto habla de relaciones laborales de los deportistas profesionales, es decir, que son meros trabajadores, y como tal tienen sus derechos y sus obligaciones. Diferencia entre el deportista amateur y el deportista profesional, y recoge como Deportista Profesional como “quienes, en virtud de una relación establecida con carácter regular, se dediquen voluntariamente a la práctica del deporte por cuenta y dentro del ámbito de organización y dirección de un club o entidad deportiva a cambio de una retribución“, sea o no económica. Es decir, que si un Club o una Entidad deportiva tiene a su cargo a una persona realizando una actividad concreta, y le da una retribución económica o en especie, pasa automáticamente a ser profesional. Sólo se excluyen los voluntarios.

Todo esto, es evidente, ha revolucionado el mundo del Deporte Base, sin duda el gran perjudicado por esta decisión de querer hacer cumplir la Ley en este momento. Todo porque, según apuntan algunos directivos de varias entidades deportivas del Principado, la decisión del Gobierno supone, en muchos casos, incrementar los presupuestos de dichas entidades hasta en veinticuatro mil euros para poder hacer frente a los pagos que les exige ese Real Decreto 1006/1985.

El Deporte Base se rebelaY es que, la pregunta es clara. ¿En qué manera afectará todo esto a Clubes y Entidades Deportivas? La respuesta no es menos diáfana: “hasta hace dos año la administración ha mirado para otro lado, en la actualidad son numerosos clubes los que están siendo sancionados por la Inspección de Trabajo. Obviamente la regularización de esas relaciones laborales supondrá un gasto para los clubes difícil de soportar y en muchos casos conllevaría la desaparición del mismo, hecho que ocurriría de igual modo si es objeto de sanciones dado que el club no tendría recursos para hacer frente a los importes de las mismas“.

Y la preocupación crece y crece, y es que muchos no pueden costeárselo. Lo que supone que muchos monitores, entrenadores y voluntarios podrían dejar de ser contratados, y es que la ley exige pagar conforme a las Categorías Profesionales de cada cual. Y por poner un ejemplo concreto: si usted tiene una instalación deportiva en la que hay una piscina, la Ley le obliga a contratar un socorrista titulado, que deberá cobrar atendiendo a la Categoría Profesional y a su titulación: sobre unos 1800 euros brutos al mes.

Ante lo que se avecina, Clubes y Asociaciones deportivas sólo tienen un camino para evitar ser sancionados, y así lo reconoce el Letrado Diego García Diego: “sólo hay un camino para evitar sanciones que es no cometer infracciones y para ello obviamente lo que procede es regularizar la situación laboral de los colaboradores/empleados del club. No creo que haya ni un solo club que teniendo recursos económicos suficientes no quiera hacer frente a sus obligaciones laborales y fiscales, el problema es que no tienen esos recursos económicos por tanto estos deben intensificar y analizar vías para obtener recursos económicos, y es precisamente este uno de los aspectos importantes que no  ha tratado el Gobierno pues en esta materia el Estado puede hacer muchas cosas en ayuda de los clubes, como por ejemplo dinamizar las deducciones fiscales a todas aquellas empresas que aporten dinero a los clubes a cambio de patrocinio, es necesario revisar la Ley de Patrocinio y Mecenazgo

imagePor lo pronto, mañana martes hay convocada, por la Federación Asturiana de Fútbol, una Asamblea Extraordinaria. Entre los puntos del orden del día, paralizar la competición desde Tercera División para abajo, incluyendo todas las categorías del fútbol base. Aunque lo que supone cumplir ese Real Decreto no es el único motivo de protesta, es sin duda el más importante. Y todo hace indicar que, tras la decisión del estamento federativo futbolístico regional, vendrán muchas otras.