El Sporting asciende a Primera División

El Sporting de Gijón ha conseguido esta tarde el ascenso a la Liga BBVA tras vencer en Sevilla al Betis por 3 a 0. Los rojiblancos debían esperar, además, que el Girona no venciera al Lugo en Montilivi, partido que ha finalizado con empate a uno en el marcador.

 

Los jugadores del Sporting celebran uno de los goles (Foto: Sporting de Gijón)

Los jugadores del Sporting celebran uno de los goles (Foto: Sporting de Gijón)

Abelardo dispuso un ataque muy elástico, con Guerrero y Carlos Castro intercambiándose en punta, al igual que en las bandas. Desde el inicio el dominio era rojiblanco, que le ponía intensidad al partiddo. El calor se dejaba notar poderosamente. En cualquier caso, la calidad de los jugadores verdiblancos, la que les permitió lograr el ascenso hace ya dos jornadas, se dejaba notar con intermitencia.

En el minuto 8, un gran pase de Nacho Cases situó a Hugo Fraile en boca de gol, pero su remate, muy forzado, salió fuera. En el minuto 12, Dani hacía una gran parada a una mano a Guerrero. Seguía la jugada y Carmona estrellaba el balón en un poste.

El Sporting le ponía el alma al partido, que era de los buenos, porque el Betis, lejos de jugar relajado, buscaba con ahínco la portería de Cuéllar. El encuentro estaba muy abierto y Rubén Castro buscaba aumentar su cuenta goleadora de Pichichi de la categoría. En el 23, jugada de ataque rojiblanco con la incorporación de Luis Hernández, que le cruzó el balón en el área a Guerrero. El manchego se escoró y logró superar a Dani. Era el 0-1. El balón iba de una a otra portería. En el 35 le fueron abriendo el pasillo sus compañeros, llevándose sus pares, a Isma López. Finalmente se marchó fuera muy cerca del poste. A continuación Dani le hizo una gran parada da Carmona. Una y otra vez el Sporting buscaba la portería bética. Enfrente, Rubén Castro ponía todo su empeño en busca del remate. Lo intentaba de cerca, de lejos y en balones imposibles.

Triangulaba el Sporting, que buscaba el segundo gol. En los instantes finales de la primera mitad Carmona remataba fuera de cabeza al saque de un córner. Con el 0-1, que era 1-0 en ese momento en Montilivi, los dos equipos tomaban el camino de los vestuarios.

La segunda mitad se reiniciría sin cambios en los dos equipos y con el Sporting poniéndole de nuevo intensidad al encuentro. En el minuto 3, susto para la portería rojiblanca, pero pudo despejar Bernardo a saque de esquina. El calor se dejaba notar en las piernas de los futbolistas. Bajaba la intensidad del encuentro. En el minuto 12 Abelardo introducía un doble cambio: daba a entrada a Jony y Rachid por Carlos Castro y Sergio Álvarez, respectivamente. En el minuto 15, tras una combinación en el área del Betis, el esférico llegó a Jony, que subió el 0-2 al marcador. Pasara lo que pasara, el equipo rojiblanco quería regresar de Sevilla con los deberes hecho. Jony chutaba y despejaba a córner Dani, el portero local con otra gran parada.

Con el 0-2 el Sporting buscaba la posesión… y el tercero, que llegó en las botas de Isma López. El 0-3, en el minuto 23 de esta segunda mitad. El equipo trataba de economizar el esfuerzo con el marcador a su favor. La Mareona cantaba en su sector de la afición visitante del campo bético. Nadie ocultaba que tenía un oído puesto en Gerona. En el 32, Guerrero era relevado por Juan Muñiz. Agotaba los cambios Abelardo. El partido avanzaba con velocidad de crucero. Iba agotando los minutos y todo el mundo estaba ya pendiente de lo que pasaba entre el Girona y el Lugo.

Todos pendientes de Gerona

Con el partido del Villamarín ya acabado, los aficionados del Sporting estaban ya pendientes de lo que sucediera en Montilivi. El Girona ganaba 1-0 cuando se cumplía el miuto 90, pero en el 92 marcaba el Club Deportivo Lugo, llenando de alegría las calles de la villa gijonesas. En el 93 le anulaban un gol al Girona por fuera de juego, y a falta de 40 segundos para el final, el árbitro decidía suspender el encuentro por una agresión a uno de los asistentes. Finalmente, pasadas las 20:20 horas, el colegiado obligaba a ambos equipos a disputar los segundos restantes, metiendo el miedo en el cuerpo a los aficionados rojiblancos.

Sin embargo, el marcador ya no se movería, con lo que el Sporting era nuevo equipo de la Primera División.