Un partido que no es solamente eso

Osasuna y Real Oviedo se enfrentan esta tarde en el Sadar. No se ven las caras desde la temporada 2000/01. Aquella campaña, un “pacto” entre los rojillos y la Real Sociedad mandó al pozo de segunda a los azules en Mallorca, algo que los aficionados azules aún no han olvidado (ni perdonado).

imageCorría el 17 de junio de 2001. Era la última jornada en Primera División. Osasuna, en puestos de descenso, se jugaba la permanencia an San Sebastián. El Real Oviedo jugaba en Mallorca, y para salvarse le bastaba con hacer lo mismo que hicieran los navarros. Sin embargo, la tragedia carbayona se fraguó en tan solo un minuto. Engonga adelantaba a los mallorquines ante los azules y Osasuna marcaba en Anoeta. Ya no había marcha atrás. El equipo dirigido por Radomir Antic perdía la categoría.

Sin embargo, todo había comenzado mucho antes. En concreto, en la primera vuelta. En el Carlos Tartiere, el Oviedo recibía a un Osasuna que tenía mala piinta, un equipo que a buen seguro iba a sufrir a final de temporada. Y en el feudo oviedista no iba a ser menos. Los rojillos se marchaban al descanso con derrota. 2-0. Pero le dieron la vuelta en la segunda mitad, y se llevaron el partido por 2-3.

imagePara más inri, el conjunto dirigiddo por antic, recibió en la penúltima jornada a un Real Madrid que llegó a Oviedo sin nada en juego, que pese a no dar facilidades tampoco puso las cosas excesivamente difíciles a los locales, que no supieron sacar rédito a sus ocasiones. Todo aquel que goza de buena memoria futbolística recordará que Jaime envió un balón franco por encima dde la meta madridista, un gol que hubiera supuesto la victoria azul, y por consiguiente, la salvación matemáticas de los carbayones, algo que finalmente no sucedió.

Los pactos existen

Son muchos los jugadores que suelen hablar de la existencia de “pctos” de vestuario. De apalabrar resultados si hay beneficio para ambos equipos. Y eso es, precisamente, lo que sucedió aquella temporada.

imageOsasuna sumó resultados positivos ante Athletic de Bilbao, Alavés y Real Sociedad. Coincidió que ante todos, en las últimas jornadas ligueras. Resultados que sirvieron para la salvación rojilla y para la condena azul, aunque es cierto que el primero en no hacer los deberes fue el equipo de Radomir Antic, de capa caída en el último tramo liguero.

Pero la aficón carbayona no ha olvidado lo sucedido aquel 17 de junio de 2001. Algunos incluso no lo han perdonado. Muchos estarán esta tarde animando al Real Oviedo en el Sadar, en lo que supondrá algo más que un simple partido de fútbol, una especie de ajuste de cuentas, que llega casi quince años después.